viernes, 5 de noviembre de 2010

Desafiante

La vida y los golpes forjaron su semblante,
desafiante por demás, duro, con dolor a cuesta.
Y quien diría que alberga ternura tal, que uno,
desearía estar horas junto a El.
La vida y los golpes forjaron su semblante, pero
su ternura y corazón, aun siguen siendo los de un niño.